Síndrome Visual Informático: qué es, síntomas y cómo evitarlo

El Síndrome Visual Informático afecta a un elevado porcentaje de las personas que utilizan dispositivos electrónicos demasiadas horas al día. Con el avance de la tecnología, la enseñanza, el trabajo y hasta el ocio se basan en buena parte en el uso de tabletas, móviles y ordenadores. Por eso es conveniente que conozcas en qué consiste este trastorno y cómo cuidar la salud de tus ojos.

¿Qué es el Síndrome Visual Informático?

El uso de dispositivos electrónicos te somete a una serie de factores que no están presentes cuando realizas otras actividades. El deslumbramiento, los reflejos, la luz azul que emiten las pantallas, la falta de nitidez en los detalles y el contraste deficiente imponen una sobrecarga a tu sentido de la vista. De hecho, el 90 % de las personas expuestas por más de tres horas seguidas presentan problemas de salud visual.

¿Y cuáles son sus síntomas?

Después de tres horas o más frente a las pantallas, muchas personas pueden experimentar los siguientes síntomas: cefalea, visión borrosa o doble, escozor en los ojos, sensibilidad ante la luz y sensación de sequedad o, por el contrario, lagrimeo excesivo. En casos severos, puede haber dolor en el cuello y en la espalda. Muchos de estos síntomas cesan al pasar a otro tipo de actividad. Sin embargo, la cefalea, la visión borrosa y el ojo seco pueden persistir, y convertirse en un problema.

Cuida tu salud visual

Como sucede con frecuencia, la mejor manera de evitar el Síndrome Visual Informático es prevenirlo. Por esta razón queremos recomendarte algunas medidas, que debes observar siempre que estés frente a una pantalla.

  • Parpadea conscientemente cada pocos minutos. Tenemos tendencia a no hacerlo cuando nos concentramos.
  •  Sitúate al menos a sesenta centímetros de la pantalla. Eso equivale más o menos a la distancia de un brazo. La parte superior de esta debe quedar a la altura de tus ojos y estar ligeramente inclinada.
  • Aumenta la resolución para ver los detalles con mayor nitidez. Ajusta el contraste, de modo que no sea ni muy bajo ni excesivo.
  • Es fundamental para tu salud visual que después de dos horas de trabajo seguidas hagas una pausa de quince minutos. Debes dirigir la vista a objetos distantes, por ejemplo, mirando por una ventana. Esto sirve para aliviar la fatiga que produce el enfoque cercano constante y también para cambiar de postura por un rato.
  • Un ambiente seco contribuye a que el síndrome se presente. Utiliza un humidificador en la habitación o usa gotas humectantes.
  • Los reflejos y el deslumbramiento nos obligan a adoptar posturas inadecuadas. Utiliza una luz ambiental suave y que no incida en la pantalla. Las cortinas echadas evitarán que el sol cree reflejos; coloca filtros para atenuar la emisión de luz azul.
  • Es conveniente también que, si has optado por trabajar desde casa, te informes cuáles son las mejores luces para teletrabajar y que las utilices en la habitación donde tienes el ordenador.

Cuidar tus ojos para evitar el Síndrome Visual Informático es una manera de ser más productivo y obtener el mayor provecho de tus horas de trabajo. ¡La prevención es lo más importante para lograrlo!