Revisión de la vista. Cuándo y por qué hacerlo de forma periódica

¿Cada cuánto tiempo has de acudir a un experto de la salud visual para realizarte una revisión de la vista? ¿Debes ir, aunque no percibas cambios en tu visión? Seguramente te habrás formulado estas preguntas en más de una ocasión, y especialmente si no sufres defectos oculares. Pues bien, te adelantamos que para garantizar un perfecto cuidado visual no queda otro remedio que acudir a estas revisiones periódicas. Y a continuación te desvelamos por qué.

Cuándo someterte a un reconocimiento visual

Analizar el estado del globo ocular y la retina en el primer año de vida del bebé es importante. Así puede determinarse si sufre alguna patología, para tratarla de inmediato. Como ves, acudir a expertos en el cuidado visual debe ser una costumbre desde el mismísimo inicio de la vida. Estas visitas son también cruciales entre el año y los 3 años, cuando se diagnostica el estrabismo. Y de ahí a los 8 resultan igualmente necesarias, pues es cuando se pueden prevenir determinadas patologías y controlar la agudeza visual.

En la adolescencia

En esta etapa pueden producirse defectos de graduación que quizás no se habían originado antes. No olvidemos que se trata de un periodo de desarrollo, que requiere visitas constantes a los expertos en salud visual para readaptar las lentes. De hecho, si un adolescente lleva gafas, las revisiones en esta etapa deberían efectuarse cada seis meses.

Entre los 20 y los 40 años

Aquí la graduación comienza a ser estable, con lo que sería un momento idóneo para corregir la miopía o el astigmatismo quirúrgicamente. Los controles anuales se vuelven cruciales para medir el fondo del ojo y descartar enfermedades.

A partir de los 40 años

Es la edad en la que aparece la presbicia. Además, es una etapa en la que se requiere un control exhaustivo del campo visual y el nervio óptico. Estas exploraciones resultan ineludibles, ya que en esta franja de edad el paciente podría sufrir glaucoma. Si te encuentras en este grupo, acude anualmente a revisión. Estos chequeos deberían producirse incluso si no has tenido nunca problemas de visión, aunque en ese caso los controles pueden ser bianuales.

Mayores de 60 años

La degeneración macular asociada a la edad y las conocidas cataratas pueden aparecer en este momento de la vida. Por eso tu agudeza visual y graduación se pueden ver perjudicadas si evitas las visitas frecuentes a los expertos. Estas deberán ser anuales o bianuales, dependiendo de la gravedad.

Por qué la revisión de la vista periódica es esencial para proteger tu visión

Como has podido comprobar, los controles son claves en casi todos los momentos de la vida. Y es que no solo sirven para tratar dificultades en la visión, sino para prevenir problemas que aún no han surgido. También resultan especialmente aconsejables para quienes sufren otras patologías, como hipertensión o diabetes. Piensa que un paciente con esta última enfermedad podría desarrollar retinopatía diabética si no lleva un control glucémico adecuado.

La revisión de la vista es fundamental para atajar cualquier tipo de problema que pueda surgir. Y recuerda también llevar una vida saludable: no olvides lo fundamental que resulta ingerir los suficientes alimentos para mejorar la salud visual.