Qué tipo de luz es la más adecuada para teletrabajar

El teletrabajo te permite mantener las actividades laborales desde casa, pero no por el hecho de estar en tu hogar quiere decir que estés exento de riesgos. Estos son de varias clases: principalmente musculoesqueléticos y psicosociales. Pero, al estar trabajando con ordenadores durante muchas horas en un ambiente no diseñado específicamente para ello y cuyos tipos de luz no son los adecuados, quizás debas añadir también los riesgos visuales.

 

Diferentes tipos de luz

Las distintas clases de luz a la hora de trabajar desde casa pueden incidir en la aparición de problemas, como la fatiga visual o astenopía. En ese sentido, la ergonomía visual busca promover la salud ocular y prevenir los inconvenientes derivados de algunos factores ambientales, entre los cuales la iluminación es fundamental.

  • Las bombillas incandescentes de toda la vida funcionan mediante el calentamiento de un filamento de wolframio. Emiten una luz adecuada para trabajar, pero aproximadamente el 85 % de la energía consumida se disipa en forma de calor.
  • Los fluorescentes aparecieron en los años 80 del siglo pasado, y son cinco veces más eficientes desde el punto de vista energético. Contienen gases como neón o argón, y una pequeña cantidad de mercurio, por lo que deben ser reciclados adecuadamente. La luz que emiten hace difícil lograr la nitidez necesaria para trabajar o leer.
  • Las bombillas led utilizan diodos emisores de luz. Están compuestas por semiconductores que emiten energía lumínica al paso de los electrones. Son las más eficientes, y la iluminación que generan las hace muy adecuadas para el trabajo.

 

Ergonomía visual para el teletrabajo

Para evitar estrés, fatiga prematura, malas posturas o enfermedades de los ojos, debes adecuar el espacio de teletrabajo a tus necesidades particulares. Entre las condiciones generales están la temperatura y la ventilación. La humedad es también importante, ya que evitará la sequedad ocular. En cuanto a las lámparas, debes preferir la luz incandescente o las bombillas led, pero siempre como complementos de la luz natural, de ser posible.

Se estima que el nivel de iluminación general de la habitación donde trabajes debe estar ente los 500 y los 750 lux. Esta es una unidad de medida utilizada a nivel científico y técnico, pero afortunadamente existen algunas aplicaciones para smartphone que te permitirán determinar este parámetro.

Si el nivel es insuficiente, puedes utilizar una lámpara adicional para iluminar de forma focalizada el área de trabajo. Esta luz puntual debe ser única, pues varias constituirían una distracción que causaría fatiga, y debe situarse por debajo de la línea de tus ojos para no deslumbrarte.

La orientación de la luz debe evitar que se produzcan sombras sobre los útiles de trabajo, como el teclado. Por ejemplo, la lámpara cenital no debería estar detrás de tu cabeza. Además, es conveniente que trabajes frente a una ventana para aprovechar la luz diurna todo el tiempo que sea posible. Esta circunstancia te permitirá, además, realizar algunas pausas durante el teletrabajo para descansar la vista mirando a lo lejos.

Los expertos en salud visual recomiendan seguir estos consejos para lograr una mayor eficiencia en el teletrabajo. Recuerda que tu vista es el sentido más importante para relacionarte con el entorno.