Todo lo que necesitas saber sobre la miopía

La miopía se produce cuando el ojo es demasiado alargado o cuando la córnea o el cristalino tienen grosor o una curvatura especial, que hacen que la distancia focal sea demasiado corta. La córnea es la lente frontal transparente que cubre el iris y la pupila, sus funciones fundamentales son proteger el ojo (labor que desempeña junto con el párpado) y participar en el enfoque. El cristalino es una lente del ojo, situada entre el iris y el humor vítreo, que hace posible la convergencia de los rayos de luz sobre la retina, es decir, el enfoque. La retina es una capa que tapiza el fondo del ojo, que posee células sensibles a la luz (bastones) y los colores (conos). La información que se proyecta sobre la retina, en concreto sobre su parte central, llamada mácula, es enviada al cerebro a través del nervio óptico, donde es “traducida” a imágenes.

La especial morfología ocular de las personas miopes hace que los rayos de luz que penetran en sus ojos, se proyecten delante de la retina, y no en la retina, haciendo que perciba borrosos los objetos situados a media o larga distancia.

¿Cuándo aparece la miopía?

Aproximadamente un 25% de los bebés tienen miopía, sobre todo aquellos que han nacido de forma prematura. Generalmente, en muchos de estos casos, la dificultad visual desaparece con el paso del tiempo, debido a la maduración del ojo.

En la mayoría de los casos, la miopía se detecta en la infancia, hacia los 7 u 8 años, y va aumentando de dioptrías con el tiempo. A partir de los 21 años, esta ametropía tiende a estabilizarse.

Para que la miopía sea controlada adecuadamente, es necesario acudir a las revisiones visuales recomendadas. De esta manera, el especialista de la visión podrá evaluar y tratar el problema adecuadamente.

¿Cómo se manifiesta la miopía?

El miope suele presentar diferentes síntomas:

  • Tiene dificultades para ver los objetos lejanos. Se acerca a la televisión, a los libros, se queja de que ve mal la pizarra…
  • Guiña los ojos con frecuencia, para enfocar mejor
  • Se queja de poca iluminación cuando lee o realiza una actividad en la que se usa principalmente la visión de cerca
  • Presenta dolores de cabeza frecuentes
  • Ve peor durante la noche

Varilux Presbicia y Vista Cansada

¿Se puede prevenir la miopía?

Varios trabajos, sostienen que las actividades al aire libre pueden reducir el riesgo de tener este error refractivo.

Este estudio llevado a cabo en el 2011 por investigadores de la Universidad de Cambridge sugiere que, por cada hora semanal que un niño pasa al aire libre, el riesgo de padecer miopía se reduce en un 2%.

Por otro lado, según un trabajo reciente realizado por científicos de la Universidad Sun Yat-sen, en Guangzhou (China), y en el que han participado niños con una edad promedio de 6,6 años, la incidencia de miopía temprana es un 23% menor en niños mayores de 3 años que han realizado actividades en exteriores a diario (incluyendo fines de semana y días festivos). Cabe reseñar que la aparición de miopía temprana tiene un riesgo alto de derivar en alta miopía.

¿De qué forma se trata la miopía?

Al igual que otras anomalías de índole refractivo (como la hipermetropía o el astigmatismo), los efectos de la miopía se pueden compensar con el uso de lentes oftálmicas, es decir, poniendo gafas a la persona que presenta visión borrosa a media y larga distancia. Las lentes destinadas a compensar la miopía son cóncavas. Esto significa que son más gruesas en el bode y más delgadas en el centro. Esta forma de las lentes hace posible que los rayos de luz converjan más lejos, proyectándose de esta manera en la retina y dando lugar a una visión más nítida.

La miopía también se puede corregir con lentes de contacto y mediante cirugía, aunque la intervención debe esperar a que este error refractivo se estabilice y deje de aumentar, lo que sucede en la mayoría de los casos a partir de los 21 años.

La miopía, un error refractivo en aumento en el mundo

La miopía es la ametropía más común en el mundo y, cada vez, es más frecuente. En los últimos años se ha registrado un incremento de casos de miopía en el mundo. En la mayoría de los países occidentales, este error refractivo está presente aproximadamente en un 30% de la población. De acuerdo con el Colegio Nacional de Ópticos Optometristas, afecta a unos 70 millones de habitantes de la Unión Europea y a cerca del 25% de la población española. En el año 1972, en Estados unidos tenían este problema visual el 25% de los habitantes pero, en la actualidad, el porcentaje alcanza el 40%. En los países asiáticos el número es mucho más elevado y ronda el 70%.

Según los datos que ofrecen los expertos del Brian Holden Vision Institute, la mitad de la población mundial (unos 5.000 millones de personas) serán miopes en 2050 y casi una quinta parte de ellos serán grandes miopes (con 9 dioptrías o más). Estos últimos tienen un riesgo elevado de padecer ceguera.

En la mayoría de los casos, la aparición de la miopía es debida a una predisposición genética. Sin embargo, existen diferentes hipótesis que justifican el aumento de la miopía en la población:

  • Cuanto mayor es el nivel educativo, mayor es el riesgo de miopía. Realizar actividades que requieren la visión de cerca, tales como leer, escribir o estudiar, pueden aumentar las probabilidades de esta ametropía.
  • El aumento exponencial de las horas que se pasan delante de ordenadores, tablets o smartphones también puede estar detrás de este aumento.

De acuerdo con un estudio realizado por un equipo del Medical Center de la Universidad de Pensilvania y el Children’s Hospital de Filadelfia en 1999, la tenue luz que se pone por las noches en habitaciones infantiles, para evitar que los pequeños tengan miedo, favorece la aparición de miopía.