Lentes divergentes

¿Sabes para qué sirven las lentes divergentes?

Las lentes divergentes están delimitadas por dos superficies siendo cóncava, al menos una de ellas. Gracias a esta forma específica, las lentes divergentes son capaces de separar los rayos de luz que inciden en ellas o, lo que es lo mismo: hacer que “diverjan”. Las lentes divergentes se usan en óptica-optometría para compensar defectos o errores refractivos tales como la miopía y algunos tipos de astigmatismo. Te explicamos cómo lo hacen.

Las lentes divergentes son cuerpos transparentes realizados en material orgánico o mineral que pueden refractar la luz y formar una imagen. La luz que incide perpendicularmente sobre una lente divergente se refracta desde el plano focal (en el caso de las lentes convergentes lo hace hacia el plano focal). Para poder separar los rayos que llegan a ellas, las lentes divergentes son más gruesas el los bordes que en el centro, esto significa que son cóncavas. Hay tres tipos de lentes divergentes:

  • Bicóncavas: Sus dos superficies son cóncavas
  • Planocóncavas: Una de sus superficies es plana y la otra es cóncava
  • Convexocóncavas (también llamadas menisco divergente): Una de sus superficies es ligeramente convexa mientras que la otra es cóncava

Lentes divergentes y corrección de defectos refractivos

El hecho de que las lentes divergentes sean capaces de separar los rayos de luz que pasan a través de ellas les otorga interesantes cualidades en el campo de la óptica-optometría. Las lentes divergentes pueden compensar defectos o errores refractivos como la miopía y algunos tipos de astigmatismo.

  • La miopía es un error refractivo que se da cuando el ojo tiene un diámetro demasiado largo o cuando la córnea o el cristalino tienen grosor o una curvatura especial, que hacen que los rayos de luz que entran en el ojo se proyecten delante de la retina y no en ella. La retina es una capa que tapiza el fondo del ojo que consta con una parte llamada mácula, en la que se encuentran las células sensibles a la luz (bastones) y los colores (conos) que recogen la información de las imágenes que capta el ojo para, posteriormente, enviarla al cerebro donde es interpretada. Las personas miopes perciben borrosos los objetos situados en su campo de visión de lejos precisamente porque los rayos de luz no llegan a converger en la mácula.
  • El astigmatismo es una ametropía que tiene lugar cuando la forma del ojo es más ovalada que esférica o cuando la superficie de la córnea, lente frontal transparente que cubre el iris y la pupila encargada de proteger el ojo y participar en el enfoque, es irregular. Como consecuencia de ello, los rayos que entran en el ojo no convergen en un solo punto, sino en varios. Así, en algunos casos pueden unirse antes de llegar a la retina (astigmatismo miópico) y, en otros, detrás de la misma (astigmatismo hipermetrópico). Por sus características especiales, el astigmatismo es un error refractivo más difícil de corregir que la miopía, la hipermetropía y la vista cansada.

Las lentes oftálmicas divergentes “separan” los rayos de luz (hacer que diverjan) consiguiendo, de este modo, que éstos lleguen al ojo más separados y que, al atravesar la córnea y el cristalino, puedan llegar más lejos y alcancen la retina. Así, gracias a las lentes divergentes, las personas que tienen miopía o astigmatismo miópico, consiguen tener una buena agudeza visual en el campo de visión de lejos.

Salud visual

Lentes divergentes, distancia focal y dioptrías

El espacio que va desde desde el centro óptico de la lente y el foco (o punto focal) se conoce como “distancia focal” o “longitud focal”. La “potencia” de la lente es la inversa de la distancia focal. Cuando la distancia focal se mide en metros la potencia de una lente se mide en dioptrías. En 1872, Ferdinand Monoyer, oftalmólogo francés, determinó que una dioptría equivale a la potencia de una lente que enfoca los rayos paralelos a 1 metro. Esto significa que cuando la potencia de una lente mide una dioptría, su distancia focal equivale a un metro y que, cuando la potencia de una lente mide 2 dioptrías, su distancia focal equivale a medio metro. En las lentes divergentes o cóncavas, la potencia de una lente es negativa mientras que en las convergentes o convexas, es positiva.

Es importante señalar que la potencia de la lente depende del índice de refracción del material en que está realizada, su curvatura y superficie de reparación. Las lentes, ya sean convergentes o divergentes, constan de dos superficies que modifican la trayectoria de los rayos, la de la cara anterior y la de la cara posterior.

Materiales de las lentes divergentes

Las lentes divergentes están hechas en materiales transparentes que pueden ser orgánicos o minerales (cristal). Las cualidades del material determinan las de la lente. Por esta razón, a la hora de hacerse unas gafas, es importante que el óptico sepa para qué van a ser usadas, el trabajo del usuario, sus aficiones, los deportes que practica, etc.

  • Las lentes orgánicas. Son muy ligeras y presentan una gran resistencia a los golpes. Existe un amplio catálogo de materiales orgánicos, dependiendo de las cualidades de los mismos, las lentes orgánicas podrán ser más o menos delgadas y más o menos ligeras. Las lentes realizadas en material orgánico pueden adaptarse a todo tipo de monturas.
  • Las lentes minerales. Son más pesadas, ya que están realizadas en cristal, por lo que pueden resultar incómodas si van a usarse en largos periodos de tiempo. Además, presentan una menor resistencia a los golpes y son menos versátiles en cuanto a forma (no pueden montarse en todas las monturas). Sin embargo, ofrecen una calidad óptica excelente y son muy resistentes al rayado.

Tratamientos de las lentes divergentes

Para mejorar las cualidades y calidad óptica de las lentes, ya sean convergentes o divergentes, es fundamental que en su fabricación les apliquen tratamientos de calidad. Desde Essilor recomendamos dos tratamientos imprescindibles para proteger tus ojos, mejorar la nitidez de la visión y, también, prolongar la resistencia de las lentes.

  • Con el anti-reflejante Crizal, de Essilor, tus ojos estarán protegidos de los cinco enemigos de la claridad: reflejos, huellas, arañazos, polvo y agua. Además, este tratamiento hace que las lentes sean más resistentes y prolonga su vida.
  • El tratamiento E-SPF, exclusivo de Essilor, bloquea los rayos perjudiciales del sol, impidiendo que alcancen tus ojos. Este tratamiento puede aplicarse en lentes blancas (factor de protección 2+ hasta un máximo de 25+) y lentes solares (ESPF 50+).

Lentes divergentes si tienes problemas para ver de lejos

Las lentes divergentes sirven para compensar o corregir ametropías que dificultan la visión de lejos, como la miopía o el astigmatismo miópico. La potencia de estas lentes es negativa y se mide en dioptrías. Las lentes divergentes pueden ser realizadas en material orgánico y mineral y, para mejorar sus prestaciones, proteger los ojos y prolongar su durabilidad, es recomendable que se les apliquen tratamientos, como el anti-reflejante Crizal o el E-SPF para proteger los ojos del sol, ambos exclusivos de Essilor.