Lentes convergentes

¿Sabes para qué sirven las lentes convergentes?

Las lentes convergentes se llaman así porque hacen que los rayos que pasan a través de ellas se unan en un punto, es decir: que converjan. Esta capacidad las convierte en el medio perfecto para corregir algunos errores refractivos, como la hipermetropía, la presbicia y algunos tipos de astigmatismo. Las lentes convergentes también se llaman lentes positivas ¿Te gustaría saber más sobre cómo funcionan?

Las lentes convergentes, como todas las lentes, constan de dos superficies y, al menos una de ellas, es curva. Para poder concentrar los rayos que las atraviesan en un solo punto, las lentes convergentes son más gruesas en la parte central que en los bordes, esto significa que son convexas. Hay tres tipos de lentes convergentes:

  • Biconvexas: Sus dos superficies son convexas.
  • Planoconvexas: Una de sus superficies es plana y la otra es convexa.
  • Cóncavoconvexas (también llamadas menisco convergente): Una de sus superficies es ligeramente cóncava, mientras que la otra es convexa.

Lentes convergentes y corrección de defectos refractivos

Por la capacidad que tienen para que los rayos de luz se concentren en un punto, las lentes convergentes pueden corregir errores refractivos o ametropías tales como la hipermetropía, la presbicia o algunos tipos de astigmatismo (astigmatismo hipermetrópico).

  • La hipermetropía es un error refractivo que se produce porque el ojo tiene un diámetro demasiado estrecho. Esto hace que la distancia desde el punto en que los rayos de luz entran en el ojo y la retina (lugar en el que tienen que converger), sea demasiado larga. Como consecuencia de ello, los rayos de luz se concentran en un punto anterior a la retina, dificultando a la persona ver los objetos que se encuentran situados en el plano cercano.
  • El astigmatismo es una ametropía que tienen las personas cuya córnea es irregular u ovalada, en lugar de esférica. Debido a esto, la luz que entra en el ojo no converge en un solo punto, sino en varios. Cuando los rayos de luz convergen antes de la retina se dice que que la persona tiene un astigmatismo miópico y, cuando lo hacen detrás, que tiene un astigmatismo hipermetrópico.
  • La presbicia es un defecto visual asociado al paso del tiempo. El cristalino es una lente del ojo que cambia de forma (lleva a cabo el reflejo acomodativo) para permitir el enfoque. Cuando es preciso ver objetos situados en el plano cercano, el cristalino se vuelve esférico, se abomba. Pero, cuando se debe ver algo en el plano lejano, se relaja y se estira. Con el paso del tiempo, el cristalino se vuelve rígido y pierde su capacidad de abombarse: aparece entonces lo que se conoce como presbicia o vista cansada.

Las lentes oftálmicas convergentes permiten a las personas que tienen estas ametropías (hipermetropía, astigmatismo hipermetrópico y presbicia) ver con nitidez a corta distancia. Las lentes convergentes “acercan” los rayos de luz, para que puedan converger en la retina y no detrás de la misma. La retina es una capa que tapiza el fondo del ojo, encargada de recoger la información sobre las imágenes que capta el ojo y enviarla al cerebro, donde son interpretadas.

Varilux: Salud visual
Varilux: Salud visual

Lentes convergentes, distancia focal y dioptrías

Se llama distancia focal o longitud focal al espacio que existe desde el centro óptico de la lente y el foco (o punto focal). La distancia focal se mide en metros. La inversa de la distancia focal es la “potencia” de una lente y se mide en dioptrías. El oftalmólogo francés, Ferdinand Monoyer fue quien acuñó el término “dioptría”, en 1872. Monoyer estableció que una dioptría equivale a la potencia de una lente que enfoca los rayos paralelos a 1 metro. Así, cuando cuando una lente tiene una distancia focal de 1 metro, su potencia equivaldrá a 1 dioptría. Del mismo modo, cuando una lente tiene una distancia focal de 0,5 m su potencia equivaldrá a 2 dioptrías. La potencia de una lente convergente o convexa es positiva mientras que la potencia de una lente divergente o cóncava es negativa.

La potencia de una lente es una cualidad que está influenciada por el índice de refracción del material empleado y por la curvatura de la superficie de separación. En lo que respecta a una lente, son dos las superficies que alteran la trayectoria de los rayos, la de la cara anterior y la de la cara posterior.

Materiales de las lentes convergentes

Las lentes convergentes pueden estar hechas en diferentes materiales transparentes, como vidrio, cristal o plástico. El material en el que está hecha una lente repercute directamente en sus cualidades. A la hora de elegir el material para unas lentes oftálmicas, hay que tener en cuenta la corrección visual del usuario y las actividades que realiza habitualmente (trabajo, aficiones, deportes, etc.). En la actualidad las lentes oftálmicas pueden realizarse en material orgánico y mineral.

  • Orgánico: Las lentes realizadas en este material son ligeras y resistentes a los golpes. Dependiendo de cuál sea el material orgánico elegido, las lentes podrán ser más o menos delgadas. El material orgánico es compatible con todo tipo de monturas.
  • Mineral: Las lentes realizadas en material mineral (cristal) son muy difíciles de rayar, lo que las hace ideales para ser usadas en condiciones extremas. Sin embargo, son poco resistentes a los golpes y pueden romperse si se caen, por ejemplo. Además, cuando se trata de correcciones muy altas, las lentes oftálmicas minerales pueden ser muy pesadas y, por tanto, poco cómodas.

Tratamientos de las lentes convergentes

Los tratamientos de las lentes oftálmicas, sean o no convergentes, contribuyen a mejorar las prestaciones de la misma. En Essilor tenemos dos tratamientos que consideramos imprescindibles para mejorar la calidad y durabilidad de las lentes y ofrecer máxima calidad visual.

  • El anti-reflejante Crizal, de Essilor, protege los ojos de los cinco enemigos de la claridad: incómodos reflejos, huellas, arañazos, polvo y agua. Estas cualidades mejoran la calidad óptica de las lentes, y también aumentan su resistencia y durabilidad.
  • El tratamiento exclusivo de Essilor E-SPF bloquea los rayos perjudiciales del sol, para que no lleguen a tus ojos. Puede aplicarse en lentes blancas (factor de protección 2+ hasta un máximo de 25+) y lentes solares (ESPF 50+).

Las lentes convergentes aplicadas a la óptica-optometría permiten corregir defectos visuales que afectan a la visión de cerca: hipermetropía, astigmatísmo hipermetrópico y vista cansada. La potencia de las lentes convergentes es positiva y se mide en dioptrías. Las lentes convergentes pueden realizarse en material orgánico y mineral y es recomendable que, en su fabricación, se le apliquen tratamientos que mejoren sus prestaciones y durabilidad y que protejan los ojos.