¿Cómo escoger tus gafas de sol progresivas?

Cuando queremos escoger unas gafas de sol progresivas, debemos plantearnos preguntas que vayan más allá de las que nos haríamos con unas gafas convencionales. En la toma de decisiones ya no intervienen solo la estética de la montura y la protección solar de la lente. Ahora nos encontramos ante un factor muy importante: la lente progresiva.

Existen muchos tipos de lentes progresivas, y cada una responde a las características del usuario y a sus hábitos. Por eso, elegir el mejor tipo de lente para nosotros es el primer paso para escoger las mejores gafas de sol progresivas.

  gafas de sol progresivas

Las gafas de sol progresivas según tus hábitos

Ante todo, ¿para qué vas a utilizar las gafas de sol progresivas? Los hábitos son muy importantes para elegir un tipo u otro. Cuando compramos gafas de sol vamos a realizar normalmente acciones distintas a cuando utilizamos gafas progresivas de vista. Por eso, podemos dividirlos en tres:

Gafas de sol progresivas para conducir: Este es uno de los tipos más comunes. Llevar estas progresivas nos protege de los reflejos en la carretera. Además, nos otorgan una visión a todas las distancias, lo que es clave para incrementar al máximo la seguridad en la carretera.

Gafas de sol progresivas para ver a distancias cortas: Aunque pueda no parecerlo, las distancias cortas al aire libre también son muy importante. Desde el relajante hábito de leer en un parque hasta tomar una bebida en una terraza, lo que vemos a distancias cortas marca nuestras experiencias. Mediante progresivas de sol, podrás disfrutar de todas las distancias.

Gafas de sol progresivas para practicar deporte: Uno de los hábitos más saludables es también uno de los más exigentes a nivel visual. Para estar atentos y ver bien a todas las distancias debemos optar por unas lentes progresivas que se centren en la transición cerca-lejos, para suavizarla al máximo posible, además de conseguir una montura que se mantenga sujeta.

gafas de sol progresivas

Una vez determinados los hábitos, podemos pasar a elegir el tipo de protección que más nos conviene. En este caso, existen muchos tipos de lentes de sol. Te mencionamos las principales:

Lentes espejo: la superficie de la lente refleja la luz solar. Están recomendadas para una alta exposición prolongada a la luz. Son perfectas para practicar esquí.

Lentes polarizadas: Filtran la luz molesta de los reflejos. Recomendadas para la conducción.

Anti reflejante: Este tratamiento disminuye los reflejos. De esta forma se facilita una visión más cómoda y evita deslumbramientos.

Lentes fotocromáticas: Son lentes que se oscurecen según el nivel de exposición a la radiación UV. Un día soleado estas lentes se vuelven oscuras, mientras que en entornos cerrados se vuelven totalmente transparentes en cuestión de minutos. Las lentes no actúan sobre la luz, sino por la radiación ultravioleta, con lo que nos protegemos de los rayos nocivos.