Cómo cuidar la vista ante los cambios bruscos de temperatura | Varilux

El invierno se aproxima y estarás expuesto al frío de los espacios abiertos, en contraste con las temperaturas más elevadas que encontrarás bajo techo. Pero, ¿sabes cómo cuidar la vista ante estos cambios bruscos de temperatura? Los ojos, como el resto del organismo, pueden sufrir alteraciones debido a las condiciones invernales, por lo que es conveniente que sigas algunos consejos que queremos darte.

¿Cómo cuidar la vista en invierno?

Son varios los factores que afectan a la salud ocular en la temporada de frío. Uno de ellos es que a medida que bajan las temperaturas disminuye la secreción de las glándulas lacrimales, lo que eleva el riesgo de sufrir de ojos secos. Por otra parte, el viento también contribuye a secar e irritar las conjuntivas. Durante los meses fríos, al haber menos luz que en verano, tendemos a olvidar que llevar gafas con protección UV no es un tema estacional. Siguen siendo necesarias en los días más cortos del año, y especialmente en ambientes de alta montaña o en las ciudades cuando ha nevado. A continuación vamos a darte una serie de recomendaciones específicas que te protegerán de las inclemencias del invierno. Síguelas a diario y evitarás consecuencias negativas en estos meses.

Sequedad ocular

Procura parpadear con frecuencia, pues eso estimula la secreción de las glándulas lacrimales y la distribuye por toda la superficie del ojo. Utiliza lágrimas artificiales varias veces al día, pero evita los colirios que contengan esteroides.

Protección

Las gafas de sol son necesarias cuando estamos en un ambiente donde ha nevado. Si hay mucha brisa, deberás usar gafas protectoras para que no se irriten tus ojos, lo que además evitará que las lágrimas se te sequen muy rápidamente.

En ambientes cerrados

Los espacios interiores suelen tener calefacción, que en algunas ocasiones está regulada a temperaturas muy altas y seca las lágrimas. Mantén un nivel moderado y utiliza humidificadores en las habitaciones donde pases mucho tiempo.

Mejora el cuidado ocular general

A las recomendaciones anteriores puedes añadir algunas otras más generales y que debes respetar durante todo el año. ¡No las olvides!

  • Una precaución que tendemos a olvidar es la revisión anual por parte de un experto en salud visual, especialmente después de los sesenta años. Así descartamos enfermedades de curso insidioso, como la degeneración macular.
    • Las medidas generales de salud y bienestar también tienen influencia en la salud de tu más preciado sentido. En este orden de cosas, no fumes, haz ejercicio con frecuencia y aprende a controlar el estrés.
    La dieta es también importante para el cuidado ocular. El consumo de abundantes frutas y vegetales frescos te proporcionará vitaminas. No olvides incluir en tu menú alimentos que sean fuente de ácidos grasos saludables, como aceite de oliva, frutos secos y pescados azules.
    • Es fundamental que reduzcas el tiempo de exposición a la luz azul de las pantallasy a las luces fluorescentes, que pueden causarte síntomas molestos. Haz pausas cada cierto tiempo si trabajas muchas horas ante el ordenador.Si sabes cómo cuidar la vista y pones en práctica estas recomendaciones, la mantendrás perfectamente sana. ¡Recuerda que es el sentido más importante en los seres humanos!