Vacaciones con niños: los mejores planes en familia

Ha llegado el verano, pero muchos todavía no hemos organizado las vacaciones.  A veces, puede resultar difícil elegir un destino en pareja o con amigos. Sin embargo, cuando planteamos disfrutar de unas vacaciones con niños, tenemos que buscar un viaje que combine planes que puedan gustar tanto a adultos como a los más pequeños. Desde Varilux, hemos preparado planes perfectos para ir de vacaciones en familia:

Vacaciones con niños en los pirineos

Las vacaciones han de significar paz, tranquilidad y momentos de desconexión absoluta. Sin embargo, esto es justo lo que un niño rechaza.

Por norma general necesitan actividad, movimiento y diversión. ¿Cuál es la mejor forma de tener ambas cosas a la vez? Hay lugares, como la zona de los pirineos, donde coexisten la tranquilidad de la naturaleza y un sinfín de actividades de aventura.

vacaciones con niños pirineos

Hospedados en un hotel rural de la zona, podéis disfrutar de interminables paseos por paisajes únicos. Existen rutas de senderismo que os llevarán por la naturaleza más verde y frondosa de España.

Además, el clima en los pirineos en verano es perfecto. En ningún momento notarás excesivo calor, pero sí podrás bañarte en ríos e ibones y hacer actividades acuáticas, justo lo que necesitan unas vacaciones con niños.

El rafting, el descenso en canoa y el barranquismo son actividades que tus hijos nunca olvidarán.

Vacaciones con niños en el Camino de Santiago

Las vacaciones con niños en el Camino de Santiago pueden suponer una gran experiencia que os una más como familia.

A primera vista, muchas personas puedan pensar que el Camino no es un viaje ideal para hacer con niños. Lo cierto es que caminar durante horas, cada día, puede ser una actividad agotadora para los más pequeños. Sin embargo, existen zonas que te ofrecen muchas opciones viables para hacerlo.

vacaciones con niños camino de santiago

Una de las más recurridas es empezar desde Sarria, a unos 100 km de Santiago. Esta zona cuenta con la mayor cantidad de servicios de todo el camino: cientos de albergues y hoteles, públicos y privados, sin problemas de alojamiento. Como irás encontrándolos a lo largo de todo el día, significa que no será necesario llegar hasta el final de las etapas, sino que puedes hacerte tu propio recorrido, y parar a dormir cuando lo desees.

Además, si prefieres no llevar mochila, está muy extendida la costumbre de contratar un servicio en el que te la llevan cada día al lugar que desees por un precio módico.

Esto son solo dos ejemplos de cómo podemos pasar unas vacaciones con niños que puedan satisfacer a ambas partes. Por un lado, la calma de la naturaleza y momentos de desconexión, y por otro actividades y aventura para que los pequeños no se aburran en ningún momento.