3 consejos sobre cómo regular la luz azul de las pantallas

El uso casi continuo de dispositivos electrónicos te expone a un rango del espectro lumínico que es potencialmente lesivo. Se trata de la luz azul de las pantallas, que penetra hasta la retina. El uso de estos equipos no ha dejado de aumentar, y por eso creemos necesario explicarte cómo puedes mitigar sus efectos.

¿Qué es exactamente la luz azul de las pantallas?

Seguramente pasas más tiempo del conveniente frente al ordenador, principalmente en el trabajo. Además, en las horas de ocio miramos continuamente el móvil y la televisión. Por otra parte, la luz azul también es emitida por las hoy comunes bombillas led y por el sol, aunque en una medida mucho menor.

Este tipo de luz corresponde a la que posee una longitud de onda entre 400 y 495 nm, ocupando una parte del espectro en el que vemos colores como el índigo y el violeta. En la naturaleza, la radiación solar en las primeras horas del día contiene más luz de este color que durante la tarde, cuando predomina la radiación correspondiente al rojo. Esta variación nos prepara para el sueño, pues está relacionada directamente con el ciclo circadiano. Además de la percepción de colores, la luz azul provoca respuestas fisiológicas como el aumento del estado de alerta o la elevación de la frecuencia cardíaca y de la temperatura corporal. Un exceso de exposición en las noches puede alterar nuestro estado de ánimo y perturbar las horas de sueño. Por otra parte, esta radiación de alta energía es capaz de producir daños en la retina.

¿Has probado las gafas anti luz azul?

Para disminuir la incidencia de la luz azul puedes tomar algunas precauciones. Un adecuado diseño de tu puesto de trabajo, que limite la luz solar y la emitida por las bombillas led, puede ser un primer paso. Pero hay medidas más importantes.

Utiliza gafas anti luz azul

Usa gafas que tengan filtros en los cristales para reducir la exposición cuando utilices pantallas. Así tendrás una protección permanente y evitarás las consecuencias, especialmente cuando trabajes en las horas vespertinas. Los filtros son selectivos, actuando exclusivamente ante esa parte del espectro lumínico. Y pueden ser adaptados a cualquier clase de gafas, desde monofocales a progresivas. No te olvides de los niños, que cada vez empiezan a usar las pantallas más temprano, y además se aficionan con facilidad a usar consolas de videojuegos.

Activa los filtros anti luz azul

Los filtros para luz azul de las pantallas están disponibles en los sistemas operativos más utilizados. En Windows 10 puedes ajustar estas emisiones. Pero también puedes activar el Nightshift de Mac OS y el Night Mode de Android.

Configura tu monitor

Limita el daño que puede causarte la pantalla del ordenador colocando filtros físicos delante de la pantalla. Por otra parte, también puedes ajustar su brillo y contraste para que sean similares a los de la luz ambiental.

Es hora de cuidarse la vista de la luz azul de las pantallas

Ahora que sabes qué es la luz azul de las pantallas y cómo puede alterar tu organismo, podrás cuidarte mejor. Lo mejor que puedes hacer, ante su creciente presencia en el día a día, es limitar tu exposición a ella.